33 VPO en la Chanca

El edificio diseñado da respuesta a la carencia de zonas públicas existentes en el barrio, planteándose como un gran balcón hacia La Alcazaba que cose la trama urbana existente mediante un paso peatonal. Los espacios públicos diseñados, debido al fuerte desnivel de la parcela, se conforman como miradores privilegiados hacia la fortaleza. El bloque construido aparece como un contorno dibujado de la propia Alcazaba en la que la secuencia de viviendas, accesos a portales y miradores recuerdan la potencia y rotundez de la geometría de sus murallas. Los espacios comunitarios adquieren gran relevancia en el proyecto, pues se han diseñado con dimensiones generosas que favorezcan la relación entre vecinos mediante la realización de diferentes actividades.